in

Razón por la que tu pareja sigue contigo a pesar de que no te ama

¿Tu pareja ha cambiado contigo? Puede ser que dejó de amarte y no te deja para no sentirse solo.  Llega un momento en el noviazgo o matrimonio en que algunas personas se preguntan si su pareja aún las ama y lo peor es que sí saben la respuesta pero es difícil admitirlo.

Luego se cuestionan “¿por qué no me deja si ya no me ama?” Lo que las lleva a confundirse aún más y es cuando surge la frase “no quiere estar conmigo pero tampoco sin mí”. Por ello, hoy te revelaremos la razón por la que tu pareja no te deja, aunque ya no te ama.

Algunas personas no dejan a su pareja para no herir sus sentimientos, en otras palabras, se queda por el bien de su pareja. Pero también hay otros que se quedan por egoístas y no le dan oportunidad a su pareja de conocer a alguien más.

También influyen otros factores al momento de tomar la decisión de dejar a su pareja, y es que otros estudios indican que un hombre no deja a su pareja por las preocupaciones sobre los hijos, el dinero, por el qué dirán o por temor a estar solos.

Otras personas mantienen relaciones porque les preocupa no encontrar otra pareja, mientras que otros permanecen porque no quieren privar a sus hijos de tener a sus padres juntos en su día a día. Quedarse en una relación en donde el amor se acabó no hace bien a ninguno de los dos, ni a ellos ni a los hijos.

Es cierto que la decisión de ponerle punto final al noviazgo o al matrimonio no es nada fácil, pero es importante ser honesto con su pareja y decirle las razones por las cuales quieren separarse.

No se puede evitar que alguno de los dos sufra al terminar la relación, por eso se debe ser sincero, respetuoso y hablarlo con calma.

Superar esta situación

Si estás en una situación como esta, lo aconsejable es que no dejes pasar más tiempo sin poner las cosas en orden. De una relación tan asimétrica no puede salir nada bueno. Todo lo contrario. Lo usual es que todo comience a problematizarse cada vez más, generándote muchos malos ratos, además de inseguridades y estancamiento.

Lo primero es analizar la situación y definir si en realidad no te aman. No te dejes llevar por el victimismo. Simplemente reflexiona y determina si tu pareja realmente se interesa en ti y enriquece tu vida.

Si no es así, lo mejor es proponer un diálogo franco. Exponer las razones propias y tratar de entender las razones ajenas. Es posible que la otra persona ni siquiera entienda por qué actúa como lo hace.Lo que sigue es dejar ir a esa persona. Borrarla de tu vida, empleando para ello todos los mecanismos que tengas a tu alcance.

Una relación así no vale la pena. Te daña, te limita y puede terminar hasta enfermándote. Si sientes que es imposible terminar, que no toleras el dolor de hacerlo, es hora de que pidas ayuda. Lo tuyo no es amor. Hay algo más de fondo.

Cómo conseguir que el arroz quede blanco, sueltito y riquísimo: El secreto del “arroz perfecto”

¡Hermosa Reflexion- La magia de ser mujer después de los 40 La Magia de ser Mujer Después de los 40